Desequilibrio de la Cintura Escapular

En el siguiente artículo, trataremos de explicar uno de los principales problemas posturales en nuestra población debido a nuestro estilo de vida y a como poder tratarlo.

 

Rotación Externa-Interna del hombro

La rotación externa de la cintura escapular, es un movimiento muy débil debido a que en nuestro día a día, no realizamos prácticamente acciones en las cuales debamos llevar los brazos por detrás de nuestra espalda o realizar una rotación externa de las extremidades superiores.

Músculos Rotadores Externos:

  • Redondo Menorslide0005_image014
  • Infraespinoso
  • Supraespinoso
  • Subescapular (Se encuentra por debajo de los anteriores)

Estos músculos se encuentran situados en la parte posterior de nuestras escápulas y son los encargados de realizar una rotación externa del hombro. Son conocidos como los Manguitos Rotadores.

 

En cambio, sí que trabajamos a diario con los brazos avanzados por delante de nuestro cuerpo cuando cogemos un objeto, conducimos, trabajamos con el ordenador, estamos con el móvil, etc. Acciones que involucran una rotación interna de nuestro hombro, provocando así un desequilibrio en la cintura escapular.

 

Músculos Rotadores Internos:

– Pectoral menor                                             – Serrato anterior

pectoralisminorserratus

 

 

¿Qué problemas conlleva?

 

Las acciones cuotidianas que involucran una rotación interna y la no compensación posterior de acciones que involucren una rotación externa, provoca un acortamiento de los músculos rotadores internos y una debilitación de los rotadores externos, anteriorizando los hombros y provocando posiciones hipercifóticas de la región torácica de la columna vertebral como vemos en la imagen.cifosis
Dicha postura también nos podría acabar provocando una hiperlordosis en la región cervical puesto que tenderíamos a compensar la hipercifósis levantando la cabeza y creando así, una curva excesiva en la región cervical. Teniendo los hombros anteriorizados y la zona pectoral hundida, afectará a la respiración, inhibiendo al diafragma y sobreactivando los músculos escalenos. Además de todo esto, aumentará el riesgo de sufrir atrofia en los discos intervertebrales.

 

 

¿Cómo podemos solucionarlo?

Para poder evitar esta anteriorización de los hombros y todo lo que ello conlleva, tenemos que trabajar por una parte los músculos encargados de realizar la rotación externa, y por otra trabajar también los músculos encargados de realizar una retracción escapular, llevando las escápulas hacia la columna vertebral y provocando una que los hombros se echasen hacia atrás.

En este esquema, podemos observar como la escápula es traccionada hacia delante por el pectoral menor y el serrato anterior, mientras que la musculatura encargada de traccionar la escápula hacia atrás serían principalmente los Romboides, con asistencia de otros músculos como el Angular.
desequilibrio-escapular

Así pues, como ejercicio compensatorio, proponemos realizar una serie de ejercicios los cuales no necesitan de mucho material, simplemente una banda elástica, y pueden llevarse a cabo en casa:

 

Ejercicio 1: Rotación Externa

88831174

Es el principal ejercicio para trabajar todos los músculos del Manguito rotador puesto que se lleva a cabo la acción principal de éste.

La acción se debe llevar a cabo sin movimientos bruscos e intentando no separar en exceso el codo de nuestro tronco. Intentamos realizar la rotación externa hasta nuestro rango de movimiento nos lo permita, sin compensar dicha acción con rotaciones de tronco, cadera, etc., el resto del cuerpo ha de estar estático y será solo el brazo en cuestión el que se mueva.

 

Ejercicio 2 – Band Pull Apart

band-pull-aparts

En este ejercicio trabajaremos también los Manguitos rotadores, pero en este caso el músculo principal a trabajar serán los romboides, retrayendo las escápulas en sinergia con el deltoides posterior. Los brazos deben mantenerse en todo momento en semiextensión, tronco estable y sacando pecho al final del movimiento.

 

Ejercicio 3 – Face Pull

resistance-band-face-pull

Se puede llevar a cabo sentado en el suelo como aparece en la imagen o bien de pie, enganchando la goma frente nosotros a una altura media entre nuestro ombligo y nuestra frente. En este ejercicio llevaremos a cabo tanto la rotación externa como la retracción escapular, por lo que trabajaremos todos los músculos que nos interesan para poder evitar y/o compensar los malos hábitos posturales.

 

Con realizar 2 series de 10-15 repeticiones por cada ejercicio con una resistencia que nos permitiese llegar a 20 repeticiones, será suficiente para lograr una mejora de la retracción escapular y con ello, una mejora postural.

 

Referencias Bibliográficas

  • Frank H Netter, Atlas de Anatomía Humana, 6ª Edición , Editorial Elsevier Masson, 2014
  • Leyes, M. Forriol, F. La rotura del manguito rotador: etiología, exploración y tratamiento, Trauma Fund. Mapfre. 2012
  • Ronai, P. Exercise modifications and strategies to enhance shoulder function, Strength Cond J. 2005
  • Corrao, M. Pizzini, G. Palo, D. Hanney, W. Kolber, M. Weight Training Modifications for the Individual With Anterior Shoulder Instability, Strength and Conditioning Journal. 2010
  • Brumitt, J. Meira, K. Rehab Exercise Prescription Sequencing for Shoulder External Rotators. Strength and Conditioning Journal, 2005.
  • Orthopedic Health, Electromyographic activity of selected scapular stabilizers during glenohumeral internal and external rotation contractions, Pubmed, 2010

Bases del entrenamiento (Prólogo)

muscles_moving

En las siguientes entradas, trataremos de explicar los distintos principios del entrenamiento, dando una idea de cómo entrenar en función del objetivo que tengamos en mente.

Antes de nada, tenemos que tener claro cuál será dicho objetivo. Para ello, aquí mostramos algunos ejemplos de posibles objetivos con su definición. En este caso solo exponemos una pequeña explicación sobre algunos de estos objetivos, para en un futuro ampliar la información sobre cada uno y explicar a fondo como llevar a cabo su entrenamiento. Dicha información siempre irá respaldada y contrastada con sus respectivos estudios científicos y bibliografía al final de cada artículo.

Empecemos pues, con algunos posibles objetivos:

  • Fuerza: Capacidad muscular para oponer resistencia a una carga.
  • Potencia: Capacidad de generar fuerza por unidad de tiempo.
  • Velocidad: Capacidad de minimizar el ciclo de tiempo de un patrón de movimiento.
  • Agilidad: Capacidad de minimizar el tiempo de transición de un patrón de movimiento a otro.
  • Flexibilidad: Maximizar el arco de movimiento en una determinada articulación.
  • Resistencia cardiovascular: Capacidad de los sistemas corporales de captar, procesar y liberar oxígeno.
  • Resistencia muscular: Capacidad del organismo para metabolizar y utilizar energía eficientemente al ejecutar un movimiento repetidamente.
  • Equilibrio: Capacidad de controlar la colocación del centro de gravedad del cuerpo en relación a su base de soporte.
  • Coordinación: Capacidad de combinar varios patrones de movimiento distintivos en un patrón de movimiento distintivo singular.
  • Estético: Aumento de masa muscular / Pérdida de tejido corporal adiposo.

Una vez tenemos claro cuál va a ser nuestro objetivo prioritario (puesto que siempre se desarrollarán otros de forma indirecta), consideramos que para poder entender bien toda la información que expondremos, es necesario conocer previamente una serie de parámetros básicos en el entrenamiento.

Algunos de éstos conceptos son:

  • Carga de entrenamiento: conjunto de ejercicios, ritmos y distancias, que realizamos para estimular el organismo, provocando un estado de desequilibrio con el fin de lograr una posterior sobrecompensación.
  • Volumen de carga: Parámetro cuantitativo: cantidad total de trabajo realizado, ya sea en una sesión o en una semana. Se debe diferenciar entre volumen total por grupo muscular, por ejercicio o por el volumen total de entrenamiento.
  • Intensidad: Parámetro cualitativo. Porcentaje de esfuerzo que supone una tarea o ejercicio respecto al máximo que seriamos capaces de emplear en la misma situación.
  • Tiempo de recuperación: Tiempo que empleamos de descanso (ya sea activo o pasivo) entre series para recuperar total o parcialmente nuestra condición física.
  • Tiempo bajo tensión: Parámetro cuantitativo. Tiempo que empleamos en completar una tarea o repetición con la carga destinada.
  • Fase concéntrica: También llamada positiva es aquella donde el músculo se acorta o concentra al contraerse. Se trata del tipo más común de contracción muscular, siendo la que va en contra de la resistencia.
  • Fase excéntrica: También conocida como fase negativa, es en la que el músculo se está alargando. Es la que va a favor de la resistencia.
  • Fase isométrica: Es la fase intermedia entre la parte excéntrica y concéntrica de un movimiento. Somete a los músculos a mantener la tensión sin que haya movimiento.
  • Repeticiones: Número de veces que se repite una misma acción consecutivamente.
  • Series: Conjunto de repeticiones. Un número determinado de series formará un ejercicio o tarea.

ejercicio

Hasta aquí una pequeña introducción de los temas que trataremos en los siguientes días.

Pronto continuaremos con las primeras entradas, por lo que, si estás interesado en seguir al tanto, no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales, desde las cuales avisaremos cada vez que actualicemos nuestro blog.

 

Condropatía rotuliana

La Condropatía Rotuliana hace referencia a la enfermedad o lesión del cartílago articular de la rótula que se manifiesta con dolor en la parte anterior de la rodilla. La Condropatía Rotuliana está facilitada por los traumatismos repetidos de la rodilla y por movimientos repetidos que producen compresión del cartílago; por factores estructurales como la alineación de la rodilla o la posición de la rótula; por insuficiencia de la vascularización del hueso bajo el cartílago o por factores mecánicos del paciente que facilitan la degeneración del cartílago.

El objetivo para la prevención es equilibrar las fuerzas que recibe la rótula para eliminar la mala alineación. Será necesaria la potenciación del músculo cuádriceps. Tan importante como la fuerza de un músculo es su capacidad de generar estabilidad, esto es, su capacidad de adaptación a la postura de equilibrio de manera autónoma.

Se suele dar mayor énfasis al músculo vasto medial ya que estadísticamente en la mayoría de los casos la rotula se desplaza externamente.

Desde Brisport queremos facilitaros una pauta fácil y eficaz para realizar en casa para la prevención de esta patología con el objetivo de potenciar la musculatura del cuádriceps haciendo especial enfasi en su zona medial.

ejercicios de condropatía rotuliana
1.Puente unilateral; musculatura extensora de cadera y flexora de rodilla. Mantener la posición durante 20″ , 2 repeticiones.

2.Musculatura extensora de rodilla con el pie en posición neutra. Realizar 2 series de 12 repeticiones en flexo extensión con una aducción de cadera en compresión de la posición.

ejercicios de condropatía rotuliana

 

3. Musculatura extensora de rodilla realizando una ligera rotación externa de cadera y realizando una flexo-extensión de rodilla. Realizar 2 series de 12 repeticiones en flexo extensión con una aducción de cadera en compresión de la posición.

ejercicios de condropatía rotuliana

4. Aducción de cadera en presión de la pelota añadiendo una extensión de rodilla sentado. Realizar 2 series de 12 repeticiones en flexo extensión con una aducción de cadera en compresión de la posición.

ejercicios de condropatía rotuliana
5. Realizar sentadilla con ángulo de 120º de la rodilla. Mantener la posición durante 20″ , 2 repeticiones.

ejercicios de condropatía rotuliana

Monjes budistas: 7 años seguidos corriendo maratones

Dentro del conjunto de prácticas religiosas que se realizan en Japón podemos encontrar el Kaihōgyō, ¿Podéis imaginaros corriendo maratones seguidos durante los próximos siete años?, pues esto es precisamente los que hacen los monjes budistas de la escuela Tendai para meditar buscando la iluminación. Esta escuela se encuentra al norte de Kioto, en el monte Hiei.

Se trata de una tradición milenaria, cuyos orígenes se remontan hacia el siglo IX. Hiei es una zona montañosa de Japón, en la que un monje budista inició una tradición, que se consolidó a partir del siglo XIV y que llega hasta nuestros días, consiste en correr distancias diarias de 40 kilómetros durante un período de 100 días.

Según la tradición, los aspirantes debían correr durante 100 días unos 40 kilómetros por zonas montañosas y de forma ascética: vestidos con túnicas, calzados con sandalias y con escasos alimentos. Corriendo desde el amanecer, y dedicando parte del tiempo de descanso a la meditación trascendental.

Si ya el reto de recorrer esas distancias de forma ininterrumpida durante 100 días nos parece una heroicidad, aún lo es más la prueba reservada a los monjes que deseaban alcanzar un estado superior de espiritualidad. Esta consistía en completar en un plazo de unos 7 años 1.000 días corriendo, en bloques de 100 días alcanzando distancias diarias incluso superiores a las antes indicadas (llegando en algunos casos hasta unos 85 kilómetros).

Concretamente, se trata de un agotador camino hacia la iluminación que dura 7 años en los que deben superar las distancias y los sacrificios siguientes:

Primer, segundo y tercer año: correr 40km diarios durante 100 días consecutivos.

Cuarto y quinto año: correr 40km diarios durante 200 días consecutivos.

Sexto año: correr 60km diarios durante 100 días consecutivos.

Séptimo año: correr 84km diarios durante 100 días consecutivos + 40km diarios durante 100 días consecutivos.

Esta práctica de 1.000 días repartidos en 7 años de entrenamiento se llama Kaihōgyō. Una de las prácticas más duras en el budismo japonés.

Entrenamiento personal de pádel

EP Pádel es el servicio de entrenamiento personal que te permitirá mejor tus condiciones en el nuevo deporte de moda. En el pádel se trabaja en es un espacio relativamente reducido, comparado con el deporte rey de la raqueta, pero en el que se trabaja de forma explosiva, con cambios de direcciones y con la lectura de la trayectoria de la pelota.
Con el Ep pádel lo que queremos es que, además de mejorar y pulir tu técnica, seas capaz de leer y anticiparte a las bolas, así como dificultarle la defensa a tu oponente y que lo combines con el trabajo físico necesario para prevenir posibles lesiones, ganar en potencia y llegar a las “bolas imposibles”.
Recordar que en el pádel destacan dos conceptos, el ataque y la defensa. En el primero lo empezaremos en el servicio, ya que un buen servicio nos permitirá ganar la red y obligar al contrario a defender, no hay que tener prisa y madurar la bola hasta asegurar el punto y sin cometer error no forzados. En el segundo, se trata de tener paciencia y temple, estar seguro en los golpes y hacer todo lo posible para poder ganar la red. Por lo tanto, en defensa estar seguros y en ataque ganar la red.
Con las sesiones de pádel se mejoraran gestos técnicos 10 veces más rápidos que en partidos, el objetivo es conseguir una mejora en tu juego y una mejora en tu condición física.

Llámanos y consulta las pistas donde podemos entrenar y empieza a conseguir resultados .

Tiroides y deporte

La pequeña glándula tiroidea, situada  en la base del cuello, solo pesa entre 15 y 25 gramos pero desempeña un papel crucial en nuestro organismo. Segrega hormonas tiroideas que intervienen en múltiples niveles: desarrollo cerebral del feto y el bebé, crecimiento óseo, transformación de grasas y azúcares, estimulación del consumo de oxígeno por parte de los tejidos, etcétera. Por consiguiente no resulta sorprendente que las disfunciones de la glándula (hipotiroidismo e hipertiroidismo) tengan numerosas repercusiones en nuestra salud: temperatura corporal baja, piel amarillenta y pálida, transpiración excesiva, humor depresivo, pérdida o aumento de peso por ejemplo.

Las enfermedades relacionadas con las tiroides son bastante frecuentes, ya que hay más de 200 millones de personas en todo el mundo que las padecen.

Existe una relación lógica entre leptina y hormonas tiroideas. De la misma forma, las hormonas tiroideas son un factor principal en la regulación del metabolismo basal, de la termogénesis y de la actividad simpática. Como ya se ha comentado más arriba, tanto las hormonas tiroideas como la leptina aumentan la actividad de las proteínas disociadoras (UCPs, uncoupling proteins) y con ello favorecen la termogénesis.

Triyodotironina (T3); Tiroxina (T4); y Calcitonina son las tres hormonas sintetizadas y liberadas por la glándula tiroides y relacionadas con la obesidad.

La T3 posee mayor actividad calorígena, potencia en su actividad fisiológica e inducción de la termogénesis y lipólisis que la T4. El metabolismo tiroideo tiene una influencia reguladora constante del eje hipotalámico-hipofisario. Las hormonas tiroideas producen un incremento generalizado de la actividad metabólica lo que implica un incremento de la utilización de sustratos, incremento de la actividad enzimática y de la secreción de otras hormonas. Estas afectan al metabolismo en general de carbohidratos, lípidos y proteínas.

Por lo tanto, por tal de simplificar estos conceptos, podemos decir que los problemas de la glándula tiroides pueden favorecer la obesidad debido a la disminución del gasto energético y al aumento del apetito. Asimismo, la obesidad puede ser causa de disfunción tiroidea. Es conveniente tener en cuenta esta asociación para establecer un tratamiento adecuado en los pacientes que padecen estas patologías

Respecto al papel que puede tener la actividad física en estas patologías, hay evidencias sobre el impacto del ejercicio en la función paratiroidea . Dos estudios anteriores mostraron que una sola sesión de ejercicio aeróbico en mujeres aparentemente sanas (Thorsen et al 1997 ) y de ejercicio de resistencia moderada a largo plazo en los hombres (Ljunghall et al 1986 ) dio lugar a un aumento de los niveles de la hormona paratiroidea hasta 72 horas después del ejercicio . Hiperparatiroidismo resultados en el aumento de los niveles circulantes de la hormona paratiroidea y el ejercicio pueden inducir un efecto aditivo sobre esta hormona que puede elevar aún más los niveles de calcio y el impacto sobre el metabolismo óseo.

Respecto al caso concreto de hipertiroides, los ataques de taquicardia (ritmo cardíaco anormalmente elevado) también se han observado en el hiperparatiroidismo ( Chang et al, 2000) , por lo que claramente esta condición debe ser medicada antes de la práctica de ejercicio estructurado.

Faltan estudios para determinar exactamente cuáles serían las pautas exactas para el entrenamiento con gente con enfermedades tiroideas. Aun así, la mayoría de estudios y centros de investigación apuntan a que el trabajo combinado de fuerza y trabajo aeróbico son las mejores pautas a seguir. La escuela américana de medicina deportiva (ACSM 2010) nos enseñan estas pautas a seguir:

Prescripción del ejercicio para el ejercicio aeróbico

Frecuencia: ≥ 5 días a la semana para maximizar el gasto de energía ( si es obeso ) y / o mejorar la capacidad cardiorrespiratoria , donde el control de peso no es una preocupación primordial .

Intensidad: de 40 a 75 % frecuencia cardiaca.

Tiempo (duración) : de 30 a 60 minutos por día . Si usted es incapaz de tolerar , actividades continuas largas , aconsejan separar de manera intermitente en bloques de 10 minutos de duración acumulado así el tiempo de 30 o 60 minutos.

Tipo: Seleccione ejercicios aeróbicos que comporten grandes grupos musculares

Prescripción del ejercicio para el entrenamiento de fuerza

Las directrices para el entrenamiento de la fuerza en las personas con un diagnóstico de tiroides y disfunción paratiroidea con su tratamiento farmacológico correspondiente, pueden ser similares a los de la población aparentemente sana. Sin embargo,  el entrenamiento deberá estar a adaptado a cada persona y sus limitaciones.

Adamopoulos, S., Gouziouta, A., Mantzouratou, P., Laoutaris, I. D., Dritsas, A., Cokkinos, D. V., & Pantos, C. (2013). Thyroid hormone signalling is altered in response to physical training in patients with end-stage heart failure and mechanical assist devices: potential physiological consequences?. Interactive cardiovascular and thoracic surgery.

Vanders Human Physiology, 11th edition. 2008. Chapter 11: Endocrine System.  McGraw Hill: New York.

Ciloglu, F, Peker, I, Pehlivan, A, Karacabey, K, Ilhan, N, Saygin, O, Ozmerdivenli, R. (2005).Exercise intensity and its effects on thyroid hormones.  Neuroendocrinol Letters.  26:830–834

Factores neuromusculares de riesgo de lesión de la extremidad inferior

El correcto funcionamiento del complejo sistema neuromuscular ejerce un papel clave en el control de la estabilidad articular. Es importante tener en cuenta este hecho desde diferentes ámbitos relacionados con el deporte: aumento del rendimiento deportivo, prevención de lesiones y readaptación a la competición deportiva tras una lesión.

El entrenamiento neuromuscular ha conseguido mejorar diferentes capacidades relacionadas con este sistema, como son la sensación de posición y movimiento articular, los patrones de activación muscular y cualidades físicas como la fuerza y el equilibrio.

Fort Vanmeerhaeghe, D. Romero Rodriguez en el artículo, “Análisis de los factores de riesgo neuromusculares de las lesiones deportivas. Apunts Med Esport. 2013” realizan una revisión bibliográfica sobre los diferentes factores de riesgo neuromuscular que predisponen a los deportistas a padecer una mayor incidencia lesiva, en especial en los deportes en los que predominan saltos, cambios de dirección y variaciones de velocidad (aceleraciones y desaceleraciones).

Factores neuromusculares de riesgo de lesión de la extremidad inferior

  • Fatiga neuromuscular
  • Alteración de la intensidad y del tiempo de activación muscular
    • Tiempo de reacción de la musculatura peroneal
    • Desequilibrios en la activación de los músculos medialesy laterales de cuádriceps e isquiosurales
    • Mayor activación de la musculatura cuadricipital versus la isquiosural
    • Déficits en la activación muscular de la cadera
    • Déficits en la estabilidad y activación muscular del tronco
  • Alteración de la capacidad de coactivación muscular
  • Estrategia de control dinámico de la extremidad inferior:predominancia en el plano frontal respecto al sagital
  • Aumento del valgo dinámico de rodilla
  • Desequilibrios neuromusculares entre pierna dominante y no dominante
  • Inadecuada stiffness muscularDéficits del control de la estabilidad postural
  • Alteración de la sensibilidad propioceptiva
  • Disminución de los mecanismos de anticipación o preactivación (feedforward)

Fort Vanmeerhaeghe, D. Romero Rodriguez. Análisis de los factores de riesgo neuromusculares de las lesiones deportivas. Apunts Med Esport. 2013

La electromiografía y la aplicación en el deporte

La electromiografía (EMG), como metodología, ofrece la única posibilidad para que los especialistas en el campo de la Biomecánica estudien la intervención muscular en diferentes movimientos y posturas objetivamente, al conocer cuando un músculo esta activo y analizar los cambios de la actividad muscular durante el aprendizaje de la técnica como consecuencia del entrenamiento.

Además permite cuantificar el orden de la activación de los músculos, monitorizar fenómenos como el solapamiento de la actividad de los músculos agonistas y antagonistas que se relaciona con el nivel de maestría que posee el deportista (AA Mero, PV Komi, 2012).
Electro

Esto nos da facilidad en varios campos; en la recuperación de una lesión, para comprobar si la tensión muscular es la adecuada o para ver si existe alguna disfunción de algún músculo o grupo muscular, en el rendimiento deportivo, para comprobar las mejoras en la actividad muscular e incluso para comparar los resultados de nuestros deportistas con otros deportistas o deportistas de élite, y en otro campos cómo el análisis de gestos técnicos.

Aplicaciones de la EMG. Valoración de la actividad muscular durante un proceso diagnóstico y/o terapéutico

La EMGS puede ser muy útil en la valoración inicial y durante un tratamiento o proceso de recuperación. El grado de activación muscular, la comparación con la extremidad sana, la observación de la coordinación muscular o de la relación agonista-antagonista son fenómenos que se pueden ver alterados en situaciones patológicas y de los que se busca restaurar la normalidad. La EMGS es un método adecuado en estos casos 1, 2, 3.

Para que podáis ver estos aspectos de forma más práctica queremos poneros un caso real. En el caso de la lumbalgia, se han observado alteraciones significativas en los registros electromiográficos que posibilitan una mayor comprensión de la afectación, ayudando a su diagnóstico, tratamiento y prevención. En algunos estudios se ha observado un mayor grado de activación de la musculatura lumbar en personas afectadas de lumbalgia en comparación al grupo control. Otros muestran un retardo en la activación del músculo transverso del abdomen en los movimientos de las extremidades. En algunos casos también se ha demostrado un desequilibrio neuromuscular de la musculatura extensora del raquis, y en otros se ha determinado una alteración de la frecuencia mediana de la señal electromiográfica en la evaluación física de estos pacientes durante un conocido test isométrico de resistencia de la musculatura extensora de tronco 4.

En varios estudios cómo el de Jubany J, Vallejo L, Barbany J.R (2011) utilizaron la electroestimluación en la detección de la lumbalgia crónica, más concretamente para cuantificar la fatigabilidad de la musculatur extensora. Se tomó, en un primer momento, un registro de 10 segundos de la musculatura en reposo. La posición de reposo se describe como decúbito prono con los brazos apoyados sobre la camilla por encima de la cabeza y con la cabeza apoyada de lado mirando hacia la derecha. Posteriormente se pidió al individuo la realización del Sorensen test, donde se tomó otro registro electromiográfico de toda la duración del mismo. Una vez finalizado el test, se pidió al sujeto que se volviera a poner en la misma posición de reposo para volver a tomar un último registro: reposo postesfuerzo 5.
Esto es solo una muestra de lo que podemos realizar en Brisport gracias a la electroestimulación en el ámbito de la salud, el diagnóstico y la rehabilitación de lesiones.

  1. Massó N , Rey F , Romero D, Gual G.,  Costa L, y Germán A. Aplicaciones de la electromiografía de superficie en el deporte. Facultad de Ciencias de la Salud Blanquerna, Universitat Ramon Llull, Barcelona, España recibido el 22 de enero de 2010; aceptado el 5 de febrero de 2010.
  2. Chendeb M, Khalil M, Duchêne J. Wavelet based method for detection: application in proprioceptive rehabilitation. Conf Proc iEEE Eng Med Biol Soc. 2004;1:37-40.
  3. De Luca CJ, Mambrito B. Voluntary control of motor units in human antagonist muscles: coactivation and reciprocal activation. J Neurophysiol. 1987;58:525-42.
  4. Coorevits P, Danneels L, Cambier D, Ramon H, Vanderstraeten G. Assessment of the validity of the Biering-Sørensen test for measuring back muscle fatigue based on EMG median frequency characteristics of back and hip muscles. J Electromyogr Kinesiol. 2008;18:997-1005.
  5. Jubany J, Vallejo L, Barbany J.R. Lumbalgia crónica inespecífica, Tests físicos para detectarla, Prueba piloto. Apunts. Educación Física y Deportes 2011, n.º 106, 4.º trimestre, pp. 18-25 ISSN-1577-4015.

La velocidad de ejecución para el entrenamiento de fuerza en el ámbito de la salud

En el ámbito de la salud no se consideraba suficientemente la importancia del componente de la velocidad de entrenamiento de la fuerza. Muy al contrario es y ha sido una variable escasamente controlada, hasta el punto de pensar que aquellos sujetos más frágiles, obesos, mayores, etc. debían entrenar “siempre” a una velocidad de ejecución baja o moderada para evitar riesgos que pudiesen comprometer sus estructuras osteo-articulares.

Uno de esos nuevos paradigmas derivados de estudios provenientes del rendimiento deportivo (y que podemos encontrar utilidad para la mejora de la capacidad funcionalidad en el ámbito de la salud) es el que posiciona la velocidad de ejecución como un componente fundamental a programar de la dosis del ejercicio de la fuerza.

Estudios como los de Izquierdo et al. (1) con poblaciones de sujetos mayores han podido constatar que un rango de repeticiones relativamente bajo (4 a 10) pero realizadas a altas velocidades concéntricas son sorprendentemente eficaces para mejorar la fuerza y potencia. No debemos olvidar la importancia de preservar las fibras tipo II que sufren un declive progresivo con la edad (2) para lo cual habría que entrenar solicitando de forma sincrónica el máximo número posible de unidades motrices rápidas para salvaguardar la capacidad de generar altas tasas de fuerza y velocidad.

En definitiva, todos estos datos nos conducen a reconocer el entrenamiento de fuerza como fundamental en el ámbito de la salud -algo que ya sabíamos sobradamente- por el hecho de permitir aplicar más fuerza ante la misma resistencia, o dicho de otro modo vencer la misma resistencia con menos esfuerzo, algo fundamental para mejorar la capacidad funcional también de los sujetos no deportistas.Un reciente estudio conducido por González-Badillo y colaboradores (2014) ha podido comprobar que frente a una misma magnitud de carga la velocidad a la cual se supere la resistencia determina en gran medida el efecto del entrenamiento resultante más que otros factores (tiempo bajo tensión o estrés metabólico). Dicho estudio dividió una muestra de 20 sujetos activos a nivel recreacional y con experiencia en el entrenamiento de fuerza en dos grupos que entrenaron con la misma frecuencia (3 veces/semana x 6 semanas), resistencia (60 al 80% 1RM), intervalo de recuperación inter-serie (3 minutos), número de series (3 a 4) y número de repeticiones por serie (2 a 8, es decir, menos de la mitad de las máximas repeticiones posibles por serie) en el ejercicio de press banca horizontal pero con distintas velocidades de ejecución (grupo experimental 1: máxima velocidad concéntrica (promedio: 0,58 m/s); grupo experimental 2: la mitad de la máxima velocidad concéntrica (promedio: 0.32 m/s). Dicha variable independiente fue controlada mediante un dispositivo de control de la velocidad altamente fiable (transductor lineal de velocidad). Tras realizar dicho entrenamiento y haber realizado un pre y postest (estimación 1RM; velocidad máxima con distintas cargas: 60 a 80%) se encontraron mayores ganancias de fuerza máxima 1 RM y potencia/velocidad con el grupo que entrenó siempre a máxima velocidad concéntrica en todas y cada una de las series y repeticiones que con el grupo que entrenó a la mitad de la máxima velocidad posible (con el ahorro de tiempo concomitante que supuso en cada serie). Este mismo estudio comprobó además que el estrés metabólico (lactato postejercicio) fue moderado en ambos casos pero ligeramente mayor en el grupo que entrenó a máxima velocidad, probablemente debido a un mayor reclutamiento de fibras rápidas tipo II.

  1. Izquierdo, M., González-Badillo, J. J., Häkkinen, K., Ibáñez, J., Kraemer, W. J., Altadill, A., Gorostiaga, E. M. (2006). Effect of loading on unintentional lifting velocity declines during single sets of repetitions to failure during upper and lower extremity muscle actions. International Journal of Sports Medicine, 27, 718–724.
  1. Nilwik, Snijders T, Leenders M, Groen B, Kranenburg JV, Verdijk LB, Loon LJ. (2013). The decline in skeletal muscle mass with aging is mainly attributed to a reduction in type II muscle fiber size. Experimental Gerontology, 48, 492–498.
  1. Sánchez-Medina, L., & González-Badillo, J. J. (2011). Velocity loss as an indicator of neuromuscular fatigue during resistance training. Medicine and Science in Sports and Exercise, 43, 1725–1734.

 

  1. Juan José González-Badillo, David Rodríguez-Rosell, Luis Sánchez-Medina, Esteban M. Gorostiaga & Fernando Pareja-Blanco (2014): Maximal intended velocity training induces greater gains in bench press performance than deliberately slower half-velocity training, European Journal of Sport Science, DOI: 10.1080/17461391.2014.905987